MENU

Please select a language

Suscríbase a nuestra newsletter

Un chef que practica judo, ¿parece extraño? Para nada, al menos en el caso de Christophe Roesems de Wittamer, en Bruselas. Tanto en ese deporte como en la pastelería, la disciplina es fundamental. Hay que dominar la profesión. ¿Cómo se aprende? Con perseverancia, luchando. Y, sobre todo, haciendo, haciendo y volviendo a hacer. Hasta alcanzar la perfección.